Juan y Mica no son amigos. Ni siquiera se caen bien.
Tienen gustos diferentes y familias distintas. Mica tiene
que cantar en una fiesta y para eso necesita de la ayuda
de Juan. Juan tiene que hacer una tarea y para eso
necesita a Mica.

Al final ni ella cantará ni él hará su tarea como tiene que
hacerla, pero se ayudarán a descubrir lo que a cada uno
realmente lo identifica. Y eso termina siendo mucho más
importante.