Mi tía Matilde tuvo meningitis de niña y su mente quedó
detenida en su infancia. Yo la recuerdo desde la mía,
atravesada por la tele de los 80 y con ella como única
protagonista.